Sociedad limitada ¿la mejor opción para crear una empresa?

La Sociedad Limitada, ¿es la mejor opción para crear una empresa? Una S.L. (Sociedad Limitada) puede ser de carácter unipersonal (formada por un solo socio), o estar constituida por varios socios. El capital mínimo es de 3.000 €, la responsabilidad de los socios se limita al capital aportado, es de carácter mercantil, cualquiera que sea la naturaleza de su objeto, y tiene personalidad jurídica propia.

Las participaciones sociales no tienen el carácter de valores, no se podrán representar por medio de títulos o aportaciones en cuenta, ni denominarse acciones. El principal derecho de los socios es participar en el reparto de beneficios y en el patrimonio resultante de la liquidación de la sociedad.

La constitución de una sociedad limitada es más rápido y más barato desde 2.011, año en que entró en vigor una ley para que se pudieran constituir de manera exprés, es decir, mediante un proceso telemático, en un plazo de 48 horas y con un coste de 250 € aproximadamente.

La Sociedad Limitada es la fórmula societaria más utilizada por los pequeños empresarios en España. Pero, cuando creamos una empresa, ¿cuál es la forma jurídica más adecuada de constitución?

Si la facturación se prevé no muy elevada al principio, es más conveniente hacerse autónomo que crear una sociedad limitada. Si con el tiempo la facturación va creciendo, se puede plantear ya una forma de empresa societaria, unipersonal o junto con otros socios.

Los trámites para hacerse autónomo son más sencillos, ya que no precisan de escritura pública, solamente un par de gestiones en Hacienda y Seguridad Social (hay que darse de alta en las dos entidades). Aunque desde que se pueden constituir sociedades limitadas exprés (48 horas aproximadamente), ya no hay apenas diferencia entre una opción y otra, siempre que la sociedad cumpla los requisitos para constituirse de esta manera; ya que si se pretenden establecer unos estatutos y actividad específicos y no los marcados por ley para las sociedades exprés, ya nos iríamos a un proceso mucho más largo.

Con respecto al desembolso económico, un autónomo no necesita ningún capital inicial, mientras que la sociedad limitada, precisa como mínimo 3.000 €, además de los gastos de constitución (notaría y registro), que igualmente como ocurre con el tiempo de gestión, si no se trata de una sociedad exprés (250 € aproximadamente), nos iríamos a unos costes de entre 400 y 600 €.

En los tributos, es el autónomo el que sale perdiendo. En las sociedades, el porcentaje que se aplica a sus beneficios es de un 25% en el Impuesto de Sociedades, mientras que un autónomo puede tributar desde un 20% hasta un 43% en sus declaraciones de la renta, en concepto de IRPF, según lo elevados que sean sus beneficios. La carga fiscal que soporta un autónomo no se queda ahí, tiene que hacer la declaración IVA (excepto si se dedica a actividades específicas como educación, sanidad, etc.), o I.A.E. (pago en plazo de Impuesto de Actividades Económicas).

A partir de los 45.000 € netos de beneficios aproximadamente, lo mejor es que el autónomo se transforme en Sociedad Limitada, porque la carga fiscal se hace ya muy pesada para una facturación de esas cifras en régimen de autónomo. Además, las sociedades limitadas tienen la ventaja de que los socios pueden establecer su propio sueldo y desgravarlo como un gasto.

Si hablamos de los límites de responsabilidad, el autónomo se lleva la peor parte: su responsabilidad es ilimitada, no habiendo diferencia entre el patrimonio mercantil y el personal, incluso si está casado en gananciales, el patrimonio matrimonial tiene que responder a las deudas que pueda  generar la actividad.

En la Sociedad Limitada solamente se responde ante las deudas con el capital aportado. Si la empresa quiebra, tan sólo son susceptibles los bienes que estén a su nombre, nunca se tiene en cuenta el patrimonio personal de los socios.

En cualquier caso, elegir la mejor opción para comenzar una actividad empresarial la determinarán las circunstancias, la previsión, la financiación, el proyecto, etc. Lo mejor en estos casos es acudir a los servicios de buenos profesionales que nos indicarán lo mejor y menos arriesgado para nuestro negocio, tanto si se trata de una Sociedad Limitada o de cualquier otra forma jurídica.

CONTACTAR
Responsable de Administración en SanPer Asesores, Amplia experiencia atención al cliente y asesoramiento laboral, fiscal y contable. Más de 200 artículos publicados. Amante de la Cultura, la Historia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sanper Asesores | Asesoría online

Nombre/Empresa

Tu Email / Teléfono

Tu Mensaje

He leido y acepto la política de privacidad


captcha

×