Autónomos y empresas podrán financiarse hipotecando sus propios negocios

Autónomos y empresas podrán financiarse hipotecando sus propios negocios a partir de este año.

El Gobierno no deja de darle vueltas al problema del atasco de la financiación para pymes y autónomos, las cuáles hacen verdaderos esfuerzos por conseguir un crédito que la mayoría de las veces no les aprueban.

Entre las medidas que se prevén, está la de ordenar y clarificar la regulación sobre las garantías mobiliarias. Así mismo, podrá ser garantía cualquier bien mueble como la reserva de un dominio o el propio producto. Puede actuar de garantía cualquier bien mueble que esté determinado, que sea identificable por sus características o que sea enajenable.

Esta medida hará posible que, por ejemplo, una empresa pueda hipotecar sus productos futuros ante un banco a cambio de un préstamo. Lo cierto es que es una práctica muy antigua que data de los años cincuenta, y que está muy extendida en la financiación de grandes buques, donde la nave funciona como garantía ante el banco que aporta la financiación. También suele utilizarse para financiar maquinaria industrial y establecimientos mercantiles, por ejemplo autónomos como taxistas y farmacéuticos cuando hipotecan su propia licencia. El taxista en caso de ir a pique, perdería su licencia, que sería tomada por el banco y liberada para otro taxi. En la agricultura, por ejemplo, el agricultor podría hipotecar su futura cosecha a cambio de un préstamo que cubra los gastos del cultivo.

El problema que tiene esta forma de financiación es que un bien tangible no siempre es fácil de valorar, sin embargo, según los expertos, si hay valor patrimonial, la tasación siempre es posible. La desventaja es que frecuentemente un bien tangible es bastante más arriesgado y más inestable que el patrimonio inmueble, pero esto se compensará con un mayor diferencial de interés en el crédito.

Los bancos cierran cada vez más el grifo de la financiación, y ante el temor de que lo lleguen a cerrar del todo, los registradores quieren reforzar la garantía mobiliaria, y dar las garantías necesarias a los bienes muebles que ahora mismo no tienen, básico, dicen, para reactivar nuestro sistema de financiación.

Aparte de esta medida, el Gobierno prepara también la Ley Financiera, que abarcará una serie de normas para mejorar la financiación dirigida a las empresas y que verá la luz a finales de marzo.

La idea es generalizar las categorías y dar confianza a los acreedores a través de fórmulas que den garantías en caso de impago, y concienciar a los prestamistas de que una hipoteca mobiliaria puede ser igual de eficaz que una inmobiliaria, para que cambie así su percepción a la hora de financiar.

La garantía mobiliaria viene a ser una gran ventaja para los autónomos, que actualmente  arriesgan sus propiedades personales por el hecho de tener un negocio propio. Así, al poder hipotecar por ejemplo el establecimiento mercantil o a las futuras rentas, el autónomo limitaría su responsabilidad en caso de quiebra, manteniendo a salvo sus pertenencias. Es algo parecido a la Sociedad de Responsabilidad Limitada, incluida en la Ley de Emprendedores, en la que el empresario podrá salvar el coche y la casa del patrimonio embargable con unos límites.

Esperamos que con la aplicación de esta medida, autónomos y empresas encuentren una salida con la garantía mobiliaria ante la falta de financiación.

CONTACTAR
Responsable de Administración en SanPer Asesores, Amplia experiencia atención al cliente y asesoramiento laboral, fiscal y contable. Más de 200 artículos publicados. Amante de la Cultura, la Historia…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sanper Asesores | Asesoría online

Nombre/Empresa

Tu Email / Teléfono

Tu Mensaje

He leido y acepto la política de privacidad


captcha

×