Sociedad civil

Una sociedad civil es un contrato por el que dos o más personas ponen en común dinero, bienes, o industria con el ánimo de repartirse las ganancias. El número mínimo de socios es dos, no habiendo número máximo. Aquellos que aportan dinero o bienes son los socios capitalistas, aquellos que aportan industria o trabajo son los socios industriales.

Para poder constituirla es suficiente con hacerlo mediante contrato privado, salvo que alguno de los socios realice su aportación en bienes inmuebles o derechos reales, en cuyo caso será obligatorio realizarlo mediante escritura pública. Una vez firmado el contrato hay que pagar a la Consejería de Hacienda de nuestra comunidad autónoma el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, un 1% del capital inicial. No existe un mínimo de capital obligatorio.

El siguiente paso es solicitar un Codigo de Identificación Fiscal (CIF) para la sociedad. Se hace a través de un modelo 036 y se debe acompañar el contrato de constitución y la liquidación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. También hay que darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas, aunque las entidades con una cifra de negocio menores a un millón de euros están exentas. Del mismo modo se reflejarán en el 036 las obligaciones que tiene la sociedad de presentar determinados impuestos como el IVA (modelo 303) , retenciones de IRPF (modelo 111), retenciones de IRPF por arrendamientos (modelo 115),…

Al ser una entidad en régimen de atribución de rentas, cada socio declarará sus ganancias por separado en el IRPF y la sociedad no tendrá que presentar el Impuesto de Sociedades. Sí que se deberá de informar a Hacienda mediante el modelo 184 de forma anual las rentas obtenidas y la que se atribuye a cada uno de los socios.

Las obligaciones con Seguridad Social son las mismas que cualquier otro tipo de empresa, solicitud del código de cuenta de cotización cuando se vaya a contratar a algún trabajador, apertura del centro de trabajo, libro de visitas,… Los socios que aportan trabajo, tendrán que darse de alta como autónomos. Sin embargo, los que se limitan a aportar dinero o bienes no.

Es importante destacar que frente a las deudas en primer lugar responde la propia sociedad con su patrimonio pero si no fuera suficiente, posteriormente todos los socios responden con su patrimonio personal.

La principal ventaja que tiene comenzar un negocio mediante una sociedad civil es el bajo coste de su constitución, por contra tiene una serie de desventajas claras como la responsabilidad ilimitada de los socios o la tributación por IRPF que puede ser perjudicial al llegar a un determinado nivel de beneficios ya que el tipo impositivo en ese nivel es mayor que el impuesto de sociedades.

CONTACTAR
Socio y asesor fiscal en SanPer Asesores. Licenciado en Economía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sanper Asesores | Asesoría online

Nombre/Empresa

Tu Email / Teléfono

Tu Mensaje

He leido y acepto la política de privacidad


captcha

×